¿Halloween o “Jaliween”? Los escolares de Mojácar celebran su ya tradicional fiesta.

Mojácar ha celebrado su ya tradicional fiesta de Halloween que es una de las más esperadas por los pequeños y jóvenes del municipio.

La tarde del 31 de octubre, el Centro de Usos Múltiples sufrió una terrorífica transformación para convertirse en el lugar de cita de la fiesta que organiza todos los años el AMPA “El Jalí” del Colegio Bartolomé Flores en colaboración con el Ayuntamiento de Mojácar.
Más de 400 fantasmagóricos adornos, repartidos por todo el edificio, una gigantesca y amenazante araña colgada del techo así como el escenario cubierto por un pueblo abandonado, formaron el marco de Halloween 2018 en Mojácar.
Esta peculiar celebración ha sido bautizada también con un original nombre consensuado por alumnos, padres y profesores: en Mojácar se celebra “Jaliween”, en un divertido guiño a la asociación que la organiza .
Para una espantosamente divertida fiesta, se organizaron ocho puestos con diferentes juegos, una mesa de manualidades para crear y pintar monstruitos de todo tipo y, lo más solicitado, el “Túnel del Terror” , por el que fueron pasando todos los jóvenes asistentes a la fiesta, ajenos al miedo y al espanto.
Como novedad para este año se organizaron varios concursos: de calabazas y de disfraces, éste último con un apartado especial para los realizados con material de reciclaje.
No podía faltar tampoco la mesa de merienda de Jaliween compuesta por productos caseros realizados los padres de los alumnos. Un alto en las terroríficas actividades de la tarde que sirvió para reponer fuerzas.
Cada año aumenta la participación de los alumnos del Colegio Bartolomé Flores y también la de los padres que se van sumando a la fiesta y a los disfraces. Hay familias que participan todos vestidos de su monstruo preferido.
Como ya es habitual la organización funcionó perfectamente, 25 voluntarios se hicieron cargo de los juegos y del buen desarrollo de una fiesta que comenzó de la mano de la antigua directiva del AMPA en la que había miembros de otros países con tradición de esta fiesta y que tras un tímido comienzo se ha convertido en la más importante y participativa del calendario escolar de Mojácar, según nos comenta Débora del Moral, Presidenta del AMPA, “El Jalí”.