El Pueblo


Mojácar impresiona desde la lejanía. La majestuosa amalgama de blancas casas, arremolinadas y colgado de la última estribación de la Sierra de Cabrera se muestra imponente al viajero. Luego, una vez dentro del laberinto se descubre una belleza más íntima entre sus calles estrechas, adornadas de flores de intensos colores que resaltan en el blanco de sus casas y el intenso azul del cielo. Cada rincón nos cautiva, nos traslada a su pasado árabe y nos enseña el día a día de sus vecinos. No sin razón su casco antiguo está internacionalmente reconocido como “Uno de los pueblos más bonitos de España”.

Y desde sus miradores disfrutamos de los más bellos horizontes tanto hacia el mar, como al interior.

Su gente

Desde antiguo diversos pueblos y culturas han habitado este Municipio, pieza codiciada por todos. Mojácar, debido al enclave vigía de su pueblo, su costa, la benignidad de su clima y actualmente su calidad de vida, es un lugar muy apreciado. El carácter de su gente es abierto y amigable, acostumbrados a compartir y departir con el visitante que finalmente en muchos casos se convierte en un vecino más. Son cuidadosos con su entorno y engalanan sus fachadas con macetas y flores.

Arquitectura

En Mojácar las casas se encumbran en la montaña produciéndose un gran impacto visual: el blanco de las casas, los marrones de la tierra y el azul del cielo y del mar. Las techumbres son planas o de terraza, dando sensación de casas cúbicas, impenetrables, donde el turista desde fuera no puede visualizar sus laberínticas y empinadas calles. Antiguamente se utilizaban el adobe y la piedra formando techos abovedados, hoy en día el blanco es el protagonista de la arquitectura mojaquera.

Mojácar pueblo está formado por viviendas agrupadas, escalonadas, acomodadas a la topografía del terreno adecuándose a la arquitectura tradicional. El dominio del macizo sobre el hueco formando cubos más o menos geométricos de monocromía blanca, son algunas de las condiciones estéticas de las casas del pueblo.

El núcleo de Mojácar playa de reciente crecimiento ofrece unos edificios recientes, alternándose una tipología de vivienda unifamiliar adosada y otra agrupada.