Los vecinos de Mojácar podrán votar por su bandera.

El Ayuntamiento de Mojácar está realizando una consulta entre sus vecinos para oficializar y legalizar la bandera que represente a la localidad.

Mojácar, al día de hoy, no tiene los tres elementos: escudo, bandera e himno con los que identificarse y sentirse representada pese a la historia que tiene a sus espaldas y considerar a éstos, la carta de presentación de un municipio.
El escudo utilizado hasta el momento ha tenido algunas variaciones a lo largo del tiempo ya que nunca ha sido aprobado de forma reglamentaria en pleno municipal.
Por este motivo, se ha elaborado un estudio, realizado por expertos en la materia: especialistas en heráldica, vexilología y genealogía que, tras su trabajo, han ofrecido tres opciones que ahora se someten a votación entre los vecinos.
El más votado a través de la pagina de Facebook del Ayuntamiento, pasará a su aprobación definitiva y homologados por la Administración Autonómica e inscritos en el registro Andaluz de Entidades Locales, en base a lo establecido en la Ley.
Desde la Concejalía de Cultura y de su titular, Raquel Belmonte, invita y anima a todos los vecinos y seguidores de las redes para que voten por la bandera que más les guste.
Las tres opciones respetan la historia y la tradición de Mojácar, con los elementos que han prevalecido a través de los siglos.
La cabeza bicéfala que figura en su escudo, se remonta al siglo XVI. El águila bicéfala era la marca heráldica más potente hasta ese momento, pues simbolizaba la unión de la dignidad imperial del Sacro Imperio Romano, el imperio de los Habsburgo con la Monarquía hispánica, incluidas las colonias castellanas en tierras americanas y asiáticas. El águila bicéfala era el emblema de los Austrias que siempre figuraba como símbolo imperial e igualmente presente en el escudo de armas de Carlos I
No obstante, la historia se remonta a los Reyes Católicos, antes de la llegada de Carlos I, su nieto. El 12 de junio de 1488, se entrega la villa de Mojácar y su fortaleza, a cambio los Reyes le conceden el titulo de ciudad.
El escudo lo recibió Mojácar en 1497 como una merced real, al igual que otras importantes zonas de la comarca, como reconocimiento y parte importante, estratégica de la zona oriental del Reino de Granada.
Más tarde, en 1530 el emperador Carlos I, por lo decisivo que resultó para la casa de los Austrias esta lealtad, la ciudad fue distinguida con el escudo que ostenta el águila bicéfala. Posteriormente, Felipe II le añadió el lema «La muy noble y muy leal ciudad de Mojácar, llave y amparo del Reino de Granada”.
La torre es el símbolo de la guardia y vigía por mar ante las invasiones moras que venían desde África. Lugar estratégico de las tropas cristianas. La llave representa la puerta que se cierra a las invasiones exteriores y que cierra el paso a los enemigos. Gracias a Mojácar no prosperó la sublevación de las Alpujarras que hubiera supuesto un duro revés en el definitivo asentamiento cristiano.
Los colores azul y amarillo pertenecen al escudo original y han prevalecido a través de los siglos. La espada es la lucha que durante la reconquista se mantuvo entre ambas culturas.
Hasta el 28 de noviembre, los votantes tienen la palabra.